EntreRíos

EntreRíosMuseo un lugar para el silencio, la palabra y la verdad

Compartir en social media

El lugar donde podemos encontrar las voces silenciadas que sobrevivieron al conflicto en Córdoba es EntreRíos, un museo virtual que fue lanzado virtualmente desde varios territorios de Colombia y desde Alemania.

La idea nace de la periodista Ginna Morelo Martínez, quien ante la responsabilidad con su tierra decide investigar cómo se configuran los silencios en las personas que habitan una tierra de sangre como lo es Córdoba. Durante dos años busca en Colombia y en el exterior las voces de los sobrevivientes y sus historias. El proyecto se materializa en el camino cuando conforma un equipo de reporteros e investigadores académicos, editores, creativos digitales, audiovisuales y sonoros que se hacen llamar ‘La compañía’.

“En el tiempo de la incertidumbre, cuando la pandemia nos escondió, 30 cordobeses, generosos, valerosos, nos abrieron sus silencios. Gracias sobrevivientes por aceptar que nos encontráramos para escucharlos y contar”. Con esas palabras abrió Ginna Morelo. Y agregó “El tiempo de contar la historia de lo que nos pasó en Córdoba, respetuosamente, es el que sienten quienes se quedaron y quienes tuvimos que irnos. Cada silencio se configuró en una pausa cargada de intención. De allí provienen las palabras que están en EntreRíosMuseo y que a partir de hoy comenzamos a compartirles. Un proyecto íntimo que se hace con familia, con amigos y que nos hacemos llamar La Compañía. Compañía para escuchar, sentir, insistir, construir y persistir”

EntreRíosMuseo es posible gracias al apoyo de la Konrad-Adenauer-Stiftung, (KAS Colombia), Reporteros Sin Fronteras, Alemania y la Pontificia Universidad Javeriana.


El evento de lanzamiento

El lanzamiento de EntreRíosMuseo se hizo el 30 de noviembre de manera virtual. En ese espacio transmitido a través de Facebook se conectaron sobrevivientes, investigadores y el equipo de La Compañía, que se encuentran en Montería, Bogotá, Medellín y Berlín.
El evento fue instalado por Stefan Reith, director de la KAS en Colombia, quien dijo que “la memoria, esta memoria histórica, construye lo que pasó en Córdoba y también construye y educa a las nuevas generaciones. La KAS es una fundación que trabaja por la democracia en todo el mundo, en Colombia llevamos 55 años. Somos una organización que trabaja y apoya firmemente el proceso de paz y creo que el tema que tocamos hoy es un capítulo especialmente doloroso y cruel en Córdoba, lamentablemente es solo un ejemplo de lo que nos pasó en Colombia. Mucho de lo que queremos construir para el futuro pasa por la construcción de la memoria histórica en el que se pongan a las víctimas en el centro”.

Durante la presentación de EntreRíosMuseo se presentó la canción “Guardián de la memoria”, compuesta por la cantante Adriana Lucía y quien autorizó compartirla pues es una pieza construida para este propósito museográfico, que no tiene fines comerciales. “Siento que esto es de las cosas más importantes que me han invitado en mi vida, porque para eso sirve la música, para eso tiene que servir el arte, tiene que servir para hacer parte de la memoria colectiva y esta pieza ha sido hecha con todo el respeto, con todo el amor del mundo”, dijo.

A su turno, el doctor en sociología, Gonzalo Sánchez, dijo que “en contraste con este tema del silencio impuesto por la violencia está el momento de la palabra, que es el momento de los Acuerdos de paz. Estos lo que hacen es construir nuevos escenarios para la palabra. Uno siente la fuerza que tiene el proceso de paz que abre las compuertas para que esa palabra que estaba silenciada, que estaba agobiada, que estaba suprimida, encuentre su lugar en este momento”.

A propósito de la memoria y del papel que puede jugar el periodismo, Patricia Nieto, directora de Hacemos Memoria, de la Universidad de Antioquia, dijo que “creo que hemos entendido siempre el periodismo como una ventana a través de la cual queremos que los ciudadanos se asomen a la realidad y creo que en Colombia el periodismo tiene que convertir esa ventana en un puente para posibilitar que los ciudadanos, las audiencias se comuniquen entre sí y tengan, puedan generar una conversación. Creo que el trabajo que nos están presentando es un aporte como los miles que necesitamos en este país para que la conversación salga de los grandes escenarios, del Congreso, de los medios o de las universidades y llegue a las personas de las comunidades donde en efecto sucedieron todos estos hechos”.

Juan Ramos, profesor de la Universidad Javeriana, dijo que “la academia seguramente tiene muchas cosas que decir, pero sobre todo, muchas cosas que escuchar. Es decir, la memoria se construye a partir, sobre todo, de las condiciones inconscientes de la vida social, es un elemento social, es un elemento de comunidad, es un elemento de compañía, como ustedes mismos bien lo dicen. La academia no puede quedarse en una relatoría en el sentido más burocrático de la palabra de lo que debe ser la memoria, sino que tiene que hacer parte de esa construcción, tiene que ser partícipe”.

Entre tanto, Ricardo Corredor, de la Comisión de la Verdad explicó que la idea es tratar de construir un relato que sea lo suficientemente riguroso y responsable para que las afirmaciones que allí se hagan estén debidamente fundamentadas, pero, sobre todo, que estén contadas de una forma que logren conmover al país. Y es allí donde yo veo el valor del proyecto que ustedes están haciendo de este museo virtual de EntreRíos y de este viaje al silencio.

Serafín Velásquez, el guardián de la memoria, habló de cómo humanizar el conflicto: Es necesario humanizar el conflicto, es imperativo que eso haga parte de los planes de estudio de las universidades. En el caso de la universidad de Córdoba actualmente parece que no hubiese sucedido nada en ella, la comunidad universitaria no cree que haya habido una administración que estuvo en manos de grupos al margen de la ley y eso es preocupante. Yo analizo que esa indiferencia hace que no nos pellizquemos, que no tomemos conciencia sino cuando somos afectados directamente por alguna situación que afecte nuestros intereses.
Además, dijo: Esto de construir la memoria para mi es un recurso pedagógico, que también debe hacer parte de ese quehacer interno en la universidad. La memoria para mi es un ejercicio fundamental para dejar constancia de lo que sucedió en el caso de la universidad y en todas partes donde se han presentado los conflictos.

Miguel Martín, uno de los coordinadores del Festival de la Memoria de Montería, dijo que romper el silencio fue tomar la mano de esos grandes referentes en la universidad quienes escuchamos por primera vez plantear un tema en un ‘Festival de la Palabra’ y poder recoger todos esos relatos y poder plantearlos desde su pluma”.

Juana Yunez, coordinadora en el Caribe del proyecto Escuela de la Palabra de EducaPaz habló sobre cómo vincular a las instituciones educativas al proceso de construcción colectiva de la memoria como aporte a la verdad.

Alex Galván, egresado del programa de Ciencias Sociales de la Universidad de Córdoba, cerró el evento diciendo que su programa “Los paramilitares en su estrategia de atacar el pensamiento primero asesinaron a docentes luego a estudiantes hasta acabar con semilleros de investigación y líneas de estudio como el ambiental, mataron a profesores días antes de realizar importantes reformas curriculares que estuvieran más conectadas con el sucio mundo de Córdoba y de ahí todo lo que siguió fue miedo, a Ciencias Sociales no ibas a estudiar sino a sobrevivir, sobrevivir antes que saber porque eso pasa cuando la guerra se toma los campos del saber, no se trata de aprender lecciones marxistas sino de mal aprender la historia de Córdoba, no se trata de hablar sino de silenciar y enterrar la palabra viva en un ritual”.

Al finalizar la presentación del museo, Ginna Morelo afirmó: necesitamos más compañía para atravesar esos túneles del silencio, pero más que eso, para que podamos seguir construyendo nuevos momentos, nuevos espacios y muy seguramente nuevas posibilidades”.

EntreRíosMuseo lanza su primera exposición audiovisual que aloja el documental “Un viaje al silencio”, que cuenta el hilo que junta a los embera katíos con los profesores de la Universidad de Córdoba, ambos, violentados y perseguidos por los paramilitares. Y también contiene la galería fotográfica y de audios “Tierra y Palabra”.

Las próximas salas de EntreRíosMuseo abrirán paulatinamente en nuevas exposiciones.